0

Somos instrumentos en las manos de Dios, la clave está en permanecer en él y poder llevar
mucho fruto.
Dios es el labrador y él nos poda .
Jesús es el que da el fruto y nosotros los encargados de llevar ese fruto espiritual a quienes
lo necesiten. Permanecer en el amor del Señor nos invita a obedecer, a conocer más de él,
a crecer y madurar en su palabra que nos trae vida. Solo en él podemos.


Like it? Share with your friends!

0

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: