0

Paso por los estudios de » Que mañana» y nos compartía:
Filipenses 4:6-7 [RV60]
6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en
toda oración y ruego, con acción de gracias.
7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y
vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
El afán es un deseo desmedido de que algo suceda, cuando no sucede , esto produce
desesperación, ansiedad, fatiga, cansancio,pena, enojo, etc.
Estar intranquilos o nerviosos.
Pablo nos da una serie de indicaciones.
1) Presentar delante de Dios nuestras peticiones que como un padre amoroso está atento a
escucharnos
2) Los ruegos son oraciones en las que le suplicamos a Dios con todas nuestras fuerzas
que nos ayude.
3) Con acciones de gracias . ¿Se puede ser agradecido en medio del afán? Si estoy
enfocado solo en el problema quizás no, pero si Dios es todo en mí vida sí puedo.
Cuando pedimos por una necesidad, pero nos concentramos en las razones que tenemos
para estar agradecido con Él, nos es más fácil tener actitud positiva y generar felicidad y la
paz de Dios .
La paz de Dios nos protege la mente y el corazón, es decir, lo que pensamos y lo que
sentimos. Evita que los problemas y las preocupaciones nos superen.


Like it? Share with your friends!

0

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: