0

Una joven mujer empresaria de 29 años sorprendió a los médicos al mostrar signos de vida, luego de haber sido confirmada la muerte cerebral.

Karina Souto Rocha recibió un disparo el 1 de febrero por parte de su ex novio, cuando ella se negó a reanudar la relación con él. El hombre se suicidó después de dispararle.

Karina fue llevada de emergencia al hospital con tres impactos de bala; uno en la cara, otro en el pecho y en el abdomen. La muerte cerebral fue confirmada por los médicos el 3 de febrero.

Pero a pesar del diagnóstico médico, el padre de Karina, el albañil de 56 años José Rocha Cardoso, mantuvo la fe de que su hija volvería a la vida.

«El médico me llamó y dijo que su condición era irreversible. Las pruebas mostraron que no había nada más que hacer, pero en mi corazón sentí que no moriría», dijo José.

En una entrevista con una emisora ​​local, José dijo que realmente creía que Dios podría hacer un milagro en la vida de su hija.

Respuesta milagrosa

El padre de Karina tuvo una respuesta milagrosa. Su hija comenzó a mostrar signos de vida nuevamente, justo cuando los dispositivos médicos a los que estaba conectada se apagarían.

El equipo médico se sorprendió, cuando alrededor de las 2 de la tarde, una enfermera fue a la habitación para apagar el equipo y se dio cuenta de que la empresaria movió una mano. Sorprendida, la enfermera llamó a Karina y la empresaria respondieron con un movimiento de cabeza.


Like it? Share with your friends!

0

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: