0

En el momento deportivo de Que Mañana nos comunicamos con María José Horisberger, la entrenadora del Hockey de Regatas. También es futbolista de Atlético, Profe de Educación Física y deportista histórica de nuestra ciudad. Y de su historia en el deporte se trata esta entrevista.

“Hasta los 18 años hice deportes individuales. La natación fue a lo que más me llegué a dedicar, a nivel federativo y demás. Después hice atletismo. En ese momento no había tanta diversidad de deportes, como ahora, a nivel equipos. Yo nadaba, atletismo me gustó siempre, pero bueno…  el deporte en equipo me fascinó desde un momento y la única oportunidad que teníamos era con los Torneos Bonaerenses. Lo hacíamos a nivel escolar. Me encantaba y hacíamos handball. Pero lo único que teníamos de handball era las horas que entrenábamos en la escuela. Y la única competencia eran los Bonaerenses. Por eso me dediqué al atletismo y la natación que me encantaban. Obtuve muchas cosas, viajamos un montón. Fui a Nacionales, a los Evita. Y más tarde, a los 20 años, yo estaba en el profesorado y salió la oportunidad de jugar al handball. Y tuvimos la chance de jugar en la Liga de San Nicolás, de vivir esa experiencia. Pudimos armar un equipo de handball y  jugar varios años. Por lo menos pude sacarme ese gustito de jugar a un deporte que tanto me gustaba”.

-De todo lo que hiciste ¿en que deporte se vio lo mejor tuyo, en cuál te destacaste más?

“Tengo que decir que he conseguido campeonatos nacionales, con record de marcas y demás en atletismo. Pero a nivel competitivo lo que más experiencia tuve, en dónde más rodaje tuve, fue en handball. Pero si vos me decís elegí un deporte, es como que tengo amor por todos. Porque en cada uno tuve experiencias muy lindas. Tuve la suerte de lograr algún campeonato o algún partido lindo, algún reconocimiento. Entonces es difícil elegir…

Recuerdo que cuando yo tenía 15 años había deportes individuales, o hacías danza o patín. Había hockey. Y también jugué al básquet en el Industrial. Pero también soy una apasionada del futbol y gracias dios con 32 años puedo ahora vivirlo como jugadora. Soy una fanática del futbol , ya sea como espectadora, de ir a la cancha o mirarlo por la tele. Pero nunca había tenido la oportunidad de poder jugarlo. Me encanta y si en estos días me decís ¿qué extrañas? Te digo entrenar e ir a la cancha. Y jugar los domingos”.

María José -alias Pipi- está casada con Esteban Pontalti, arquero de Atlético y gran deportista. Se conocieron jugando al básquet y luego la historia siguió con el atletismo. Con él comparten todo, incluso la programación de tv.

“No se ve otra cosa que deportes, es más, soy más hincha yo que él. Miramos fútbol desde la Primera C a la Primera B. Y charlamos… yo aprendo un montón “.

El deporte es mi vida y lo hago con mucha pasión. Me hubiese gustado poder dedicarme de lleno a algo, pero bueno, después uno ya empieza a estudiar, formar una familia. Y ya los tiempos son distintos. Pero por suerte puedo seguir haciendo esto que me gusta. Soy entrenadora de hockey hace 12 años, doy clases en la escuelas, estoy con mi familia y además puedo seguir sintiéndome deportistas a los 32 años. Y la verdad que eso es hermoso. La vida deportiva de una mujer, si se organiza, no termina como muchas piensan a los 18 años, cuando se egresa de la secundaria. Es cuestión de seguir, de estar. Y por suerte hoy, mi hija de 9 años  si quiere puede jugar al rugby femenino. Si me dice tenis, tiene tenis. Esta bueno que se abrió el abanico femenino. Y a mí me da una gratificación enorme ser profe, entrenadora y a su vez tener mi espacio para seguir siendo deportista”

– ¿Qué momento deportivo desearías volver a vivir?

“Uno de atletismo. Fue en el año 2003, en Misiones. La final de un Nacional. Hacía lanzamiento de bala. Son 3 tiros y los 8 mejores pasan a una segunda ronda. Y son 3 tiros más. Venía bien, venía peleando con una chica de La Pampa. La verdad que estaba teniendo un muy buen torneo, cada tiro iba mejorando mi marca. Y bueno, llega el sexto lanzamiento. Tiré 12,91 metros. Fue mi mejor marca, estaba súper feliz. La adrenalina que te genera estar en la plataforma de tiro, toda la gente mirando. Era una competencia muy sana, pero íbamos centímetro a centímetro. Tiro 12,91 que era una locura. Y tira el último esta chica y mete 12,92 metros. Fue un centímetro… terrible. Y Esteban –era mi amigo en ese momento-  salió primero entre los hombres. El se retiró con oro y yo con plata. Fue un momento muy lindo porque era mi último torneo y lo pude hacer con mi mejor marca. No pudo ser la medalla de oro, pero di todo. Fue el broche de oro a un deporte al cual le había dedicado mucho tiempo”.

-Por último ¿Cómo estás viviendo estos tiempos de abstinencia deportiva?

Se complica… estamos desde el rol de profe, armamos rutinas. Empezamos dos veces por semana por zoom,  y a la tercer clase me prendí yo también y empecé a entrenar con ellas. Hay que tratar de mantenerse activo no solo por lo físico, sino también por la salud mental. Mi objetivo es que sigamos en contacto, que estén unidas. Y estar listas para saltar a la cancha cuando sea necesario.


Like it? Share with your friends!

0

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: